Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

El juego alienante

Enhorabuena a los premiados. Lo digo sinceramente, cualquier brizna de felicidad es bienvenida en estos tiempos. Aún recuerdo los años del sorteo en blanco y negro con la alegría desbordada, no por el evento en si, más bien me repelían aquellos niños de uniforme cantando números y su correspondencia monetaria de forma monótona, sino porque solía coincidir con el inicio de las vacaciones escolares de invierno. Siempre me fascinó la expectación que causaba toda la parafernalia construida en base a un azar improbable. Poco ha cambiado desde entonces. De hecho, amparados en una supuesta tradición -no tan antigua-, se siguen perpetuando rutinas como si todo tuviera que ser siempre igual. Cambian nombres, cambian caras, pero se repite el relato como si no hubiera otra cosa que contar por parte de quien supuestamente tendría que servirse de lo nuevo, de lo distinto y cambiante para contar: los medios de comunicación. Las caras idiotas de los agraciados por la pecunia que quieren hacerse ver…

Decoración navideña

Cerró la puerta con el alivio de encontrar el remanso calmo de un hogar que sabía temporal, pero en el que había logrado encontrar el sentido del espacio propio. El sedentarismo vital se había perdido en su cadena evolutiva y, sin embargo, aquellas cuatro paredes le devolvían la libertad que le hurtaba el mundo exterior presentado como un bucle inexpugnable. Levantó la mirada y observó la decoración navideña que ella misma había perpetrado hacía sólo unos días al tiempo que apoyó la puntera de un zapato sobre el talón del otro para desprenderse de la altura fictícea que le otorgaban unos tacones no demasiado excesivos pero suficientes para alejarla más de lo pretendido de su constante anhelo de pisar la tierra descalza. Observó los espumillones precarios, en otro tiempo brillantes, desprovistos de bastantes de esas tirillas que tintinean al menor soplo de aire. Recorrían las paredes como un cercado eléctrico de bestias de guardar y sintió una punzada en forma de lástima o sentimiento…