Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

El susurrador de ovejas

La inmensidad cobraba un color dorado a esa hora en la que el sol mediaba el declive hacia la noche. La primavera lamía el primer verano. El pasto empezaba a perder la frescura de las lluvias de Abril y el rebaño lo notaba y parecía contagiarse del amarillo en la lana que habría de abrigar otros cuerpos. Cuerpos ajenos al momento brillante contemplado a distancia por el pastor, sentado en la ladera, dominando la pendiente y el descenso pausado de seres lanudos de calma esencia. El tallo de una hierba aromática sostenida en los labios a modo de falso e innecesario cigarro para apaciguar los sinsabores de una soledad cotidiana, tan compartida, sin embargo. Los días pasaban así, de mañanas a noches andadas sobre caminos y prados, de horas a horas de silencio, de pensamiento y observación. Podía reconocer a cada una de sus ovejas aún en la lejanía, en los días de niebla fría o en los de calima ardiente, y aún más, podía conocer su estado de ánimo, su felicidad o su tristeza difuminada en…