Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

El lado femenino

Una vez, cuando era joven de verdad, quiero decir cuando aún conservaba restos de acné y la pelusa, jalonándome el rostro, todavía no se había endurecido demasiado,  una chica de parecida juventud me dijo que yo tenía un lado femenino muy desarrollado. En ese momento vital de hormonas desbocadas aquello me sonó a la voluntad de establecer alguna conexión o desconexión que, en cualquier caso, se alejaba de mi voluntad inmediata -no escondida, por otra parte-. Tal vez había alguna intención más a largo plazo o tal vez era, simple y llanamente, lo que se vendría a llamar un dar calabazas en toda regla.
Nunca hasta entonces había pensado que pudiéramos tener lados de sexos diferentes, así que me decidí a profundizar en la literatura existente sobre el tema para acabar descubriendo que aquello tenía que ver con energías vitales, filosofía oriental, polaridades, emociones y sensibilidades. Con el tiempo, y desde ese punto de vista, fui dando la razón a aquella chica aunque fueran calabazas …

Perfiles

Cuando se despertó seguía parapetado tras montañas de formularios llenos de datos personales. Otra vez se había quedado dormido en el trabajo. La empresa era muy exigente en el análisis de los perfiles de los candidatos y él era la persona con más talento (así se lo habían reconocido en más de una ocasión) para establecer su idoneidad. Una fotografía, una breve autodefinición y una pequeña reseña vital eran suficientes para él. Era capaz de completar la historia, el carácter, gustos y aficiones con detalles que escaparían a cualquiera que no pudiese ver más allá de lo esencial, de un nombre, de una forma de expresarse, de un dato a priori intrascendente. Podía ver rasgos de la personalidad ocultos incluso en el subconsciente de los propios candidatos. Fue así desde un principio. En muchas ocasiones los entrevistadores, pertenecientes al departamento de nivel superior, se habían sorprendido de la profundidad de sus apreciaciones que terminaban por coincidir plenamente con las evaluaci…