Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

La maldición china

Hay frases que quedan grabadas en algún punto del cerebro que siempre queda accesible al pensamiento y activan no se qué reacción neuronal que hace volver al momento exacto en que se dijo. Con lo que ello conlleva. A veces traen una carga de rebeldía frente al momento original. Durante mucho tiempo tuve que lavar los cubiertos en grupos y a la vez porque una persona me dijo que lo peor de lavar la vajilla eran los cubiertos, que se tenían que lavar de uno en uno. Aún ahora, que tengo la suerte de poder utilizar esa máquina de origen divino llamada lavavajillas, tengo la necesidad de colocar los cubiertos a puñados para que un diablillo socarrón que pasea por los pliegues de mi materia gris carcajee que también se pueden lavar de golpe.
Otras veces quedan en ese punto, siempre presentes, pero adormecidas hasta que encuentran el momento de cobrar sentido. Recuerdo perfectamente, como si estuviera ahora mismo sentado en las frias aulas de la entonces Facultad de Ciencias de la Informació…