Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011

Sobre la provisionalidad

Siete de la mañana. La habitación del hotel queda a cobijo del Enero frío que discurre tras la ventana. En realidad todas las habitaciones de hotel tienen para mí un aire de atemporalidad. Tal vez porque no las frecuente en demasía y cuando lo hago es a modo de huida de la rutina diaria. Supongo que habrá quien vea en los hoteles precisamente esta rutina,  pero yo encuentro en ellos los oasis de tiempo necesarios para el sosiego y la asimilación de la vida misma. Tengo por costumbre levantarme a horas tempranas, indecentes, según mi mujer, pero son los momentos en que las neuronas que viajan conmigo se mueven con más brío. No quería hablar de hoteles, ni de rutinas ni siquiera de mis costumbres. Simplemente quería decir que somos poco más que aves de paso en el tiempo. Decir esto no es mucho y seguro que no aporta nada nuevo al conocimiento común de la humanidad (si es que éste existe). Lo que ocurre es que paseando por lo que hoy es una vía verde turística en Les Planes d'Hostolés…