Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Sssshhhh! Unplugged de madrugada

Silencio. Madrugada... Este sábado que ya es domingo no se deja dormir y no encuentro mejor manera de pasarlo que dándole vueltas a la melodía de un blues poco elegante que me ronda por la cabeza desde hace varias semanas... Y ahí sigo... "Una tarde de domingo, de un domingo vanidoso, tan festivo, tan en rojo...". Silencio. Una leve distorsión reverberada suena en mi cabeza disimulando las fallas de mis dedos. Pero si levanto los auriculares, de mi SG de medio pelo (tan fiable y resultona, sin embargo) la realidad se desgaja. Suena un unplugged con tono de lata. Un hermetismo metálico que dibuja, sencilla, una melodía con la que acompañar unos pocos versos que al lunes no se quieren entregar.


Imbécil

Lo supe sin querer: soy imbécil. Me lo contaron sin yo pedir que lo hicieran, al asalto de la intimidad que ciertas personas perpetran sin el menor remordimiento ni consideración. Como quien se presenta a cenar sin ser invitado y además su presencia no adquiriera siquiera la categoría de sorpresa, ni mucho menos, agradable. Me contaron una vez. Sin yo querer saber. Era lo que menos quería, saber de un pasado que había borrado voluntariamente del espacio recurrente de mi memoria. Podría haberle tapado la boca al idiota de cara rancia que se empeñó en sentarse a mi lado y empezar a hablar. La gente tiene tanta necesidad de hablar, de rellenar los incómodos huecos del silencio que suelta labia y lengua sin medida. Pero ahora lo sé. Soy imbécil. Y además considerado. Y me pareció de mala educación ignorar al tipo que empezó a hacer comentarios al aire, sin que aparentemente se dirigiera a mí al proferir maldiciones genéricas al tiempo, al tráfico, al alcalde o gobernante de turno. Qué má…