Ir al contenido principal

Sobre la provisionalidad

Siete de la mañana. La habitación del hotel queda a cobijo del Enero frío que discurre tras la ventana. En realidad todas las habitaciones de hotel tienen para mí un aire de atemporalidad. Tal vez porque no las frecuente en demasía y cuando lo hago es a modo de huida de la rutina diaria. Supongo que habrá quien vea en los hoteles precisamente esta rutina,  pero yo encuentro en ellos los oasis de tiempo necesarios para el sosiego y la asimilación de la vida misma. Tengo por costumbre levantarme a horas tempranas, indecentes, según mi mujer, pero son los momentos en que las neuronas que viajan conmigo se mueven con más brío.
No quería hablar de hoteles, ni de rutinas ni siquiera de mis costumbres. Simplemente quería decir que somos poco más que aves de paso en el tiempo. Decir esto no es mucho y seguro que no aporta nada nuevo al conocimiento común de la humanidad (si es que éste existe). Lo que ocurre es que paseando por lo que hoy es una vía verde turística en Les Planes d'Hostolés uno siente todo el peso de la provisionalidad humana.
Este camino, otrora vía férrea, conocido como la ruta del carrilet se presenta a esta hora cubierto de una escarcha que cruje bajo el andar entumecido de mis pies y presenta, congelados, vestigios de lo que fue hace poco más de sesenta años: restos de tendidos eléctricos, catenarias, estaciones y los siempre impredecibles túneles. Al caminar no puedo dejar de pensar en que, posiblemente, nadie llegó a prever el uso que hoy tiene esta vía. Imagino ingenieros, planos, proyectos. Imagino obreros. Trasiego de viajeros y mercancías. El progreso de otro tiempo que hoy nos parece obsoleto. Soy un nostálgico. Lo sé. Por eso me asalta un punto de añoranza por la pérdida de estos trenes. Me encantan los trenes, viajar en ellos y verlos pasar, hasta me encandilan las maquetas a escala en las que las miniaturas se mueven entre la recreación de un paisaje minúsculo y perfecto. Pero no puedo dejar de pensar en las obras faraónicas que salpican los caminos en aras de un futuro que se nos antoja irreversible. También debieron pensar lo mismo los ingenieros, los obreros y los viajeros que proyectaron, construyeron y recorrieron este camino que ahora piso, silencioso, helado, sereno, tan diferente a lo que fue no hace tantos años. No puedo dejar de pensar en los trenes de velocidad desmesurada, autopistas y otras infraestructuras, banderas del supuesto progreso de nuestros días y si en un tiempo no demasiado excesivo nuestra capacidad para reinventarnos devolverá la medida humana a estos caminos, provisionales, como nosotros mismos.

Entradas populares de este blog

Cuento binario

El robot que quería ser poeta

Está claro que la era del algoritmo no ha hecho más que empezar. Que estamos ante los primeros resultados, ante los primeros yacimientos de eso que llaman ya el petróleo de los nuevos tiempos que empiezan a ser presente. Oro líquido que todavía está en estado de magma alimentado por cada una de nuestras pulsaciones en el teclado, por nuestros recorridos dactilares en una pantalla, por nuestras búsquedas, por nuestro tiempo de lectura, por nuestro respirar... Datos y más datos que una legión de robots eficazmente entrenados para separar, incansables, el grano de la paja se lanzan a la lectura de las combinaciones alfanuméricas que componen esos datos, esos textos... Algunos de esos robots se han entregado tanto a la lectura que han tomado gusto propio y se han decantado por la poesía, tanto que alguno se ha empeñado en convertirse en poeta. Le pasó al programa informático con el que trabaja desde hace 17 años el investigador de la Universidad Complutense de Madrid, Pablo Ge…

Nadie sabe nada

Será que últimamente leo mucho a Leonard Cohen, al que entró en la madurez cuando yo era muy joven. Al que iba envejeciendo acumulando amor, sexo y fanfarronerías por un igual, al que ya llevaba a Lorca aposentado en las venas y se propuso que le sobreviviera llamando así a su hija. Será por eso que me volví a topar con Everybody Knows, la primera canción que conscientemente escuché de él. La primera que supe lo que decía, puesto que, por aquel entonces, el segundo idioma que se estudiaba mayoritariamente en España era el francés... Y Cohen se empeñaba en cantar en aquella jodida lengua que hacía parecer cualquier letra algo brillante y genial, la lengua que iba a acabar dominando el mundo engulléndonos a los paletos enamorados de las derivas latinas del lenguaje. Pero Cohen, traspasado a la lengua de Lorca no pierdía brillo, o simplemente brillaba de la única manera en que lo podía entender. Y allí volvieron a aparecer todos aquellos versos en que todo el mundo sabía lo que pasaba e…