Ir al contenido principal

La maldición china

Hay frases que quedan grabadas en algún punto del cerebro que siempre queda accesible al pensamiento y activan no se qué reacción neuronal que hace volver al momento exacto en que se dijo. Con lo que ello conlleva. A veces traen una carga de rebeldía frente al momento original. Durante mucho tiempo tuve que lavar los cubiertos en grupos y a la vez porque una persona me dijo que lo peor de lavar la vajilla eran los cubiertos, que se tenían que lavar de uno en uno. Aún ahora, que tengo la suerte de poder utilizar esa máquina de origen divino llamada lavavajillas, tengo la necesidad de colocar los cubiertos a puñados para que un diablillo socarrón que pasea por los pliegues de mi materia gris carcajee que también se pueden lavar de golpe.
Otras veces quedan en ese punto, siempre presentes, pero adormecidas hasta que encuentran el momento de cobrar sentido. Recuerdo perfectamente, como si estuviera ahora mismo sentado en las frias aulas de la entonces Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Autónoma de Barcelona, el momento en que el profesor Miquel Rodrigo dijo que había una maldición china que decía: "Te deseo que vivas una época interesante". Nunca me he preocupado de verificar si esa era una maldición realmente existente en la tradición china (parece ser que sí y que incluso hay una película sobre la misma), ni tampoco aquel profesor dijo alguna cosa más digna de recordarse en todo el curso, pero lo cierto es que esa frase, más que nunca cobra sentido para mí en estos tiempos en que se tambalean muchas de las estructuras del mundo conocido.
Vivimos con el pesar de la maldición, del mal de ojo, de las colas del paro, de la pobreza, del pingüe valor de la vida. Crisis política, crisis económica, crisis de valores. Pero crisis es cambio, alteración en la estructura de algo conocido cuyas consecuencias tienen factores impredecibles. Seguimos soñando con volver a la situación de cuatro o cinco años atrás, pero cuanto antes tomemos conciencia de que el mundo conocido nunca ya volverá a ser como antes, más rápido podremos asumir que también está en nuestras manos el poder decir muchas cosas sobre cómo queremos que sea este mundo cambiado.
Las épocas "interesantes" tienen el inconveniente de la inestabilidad para una humanidad que hace muchos siglos dejó de ser nómada de una realidad cambiante. Pero en el fondo sabemos que estamos abocados al cambio porque la estructura capitalista del consumo desmedido siempre beneficiosa para una minoría está esquilmando los recursos del planeta y lo poco que nos queda de dignidad humana. Podemos alargar la agonía (muchos ya lo intentan) o agarrarnos con fuerza a la oportunidad que nos trae la maldición china: la de construir nuestro propio futuro.

Entradas populares de este blog

Cuento binario

El lado femenino

Una vez, cuando era joven de verdad, quiero decir cuando aún conservaba restos de acné y la pelusa, jalonándome el rostro, todavía no se había endurecido demasiado,  una chica de parecida juventud me dijo que yo tenía un lado femenino muy desarrollado. En ese momento vital de hormonas desbocadas aquello me sonó a la voluntad de establecer alguna conexión o desconexión que, en cualquier caso, se alejaba de mi voluntad inmediata -no escondida, por otra parte-. Tal vez había alguna intención más a largo plazo o tal vez era, simple y llanamente, lo que se vendría a llamar un dar calabazas en toda regla.
Nunca hasta entonces había pensado que pudiéramos tener lados de sexos diferentes, así que me decidí a profundizar en la literatura existente sobre el tema para acabar descubriendo que aquello tenía que ver con energías vitales, filosofía oriental, polaridades, emociones y sensibilidades. Con el tiempo, y desde ese punto de vista, fui dando la razón a aquella chica aunque fueran calabazas …

Retratando a(l)ma

Puedo estar, sin pretenderlo, consolidando una sección sobre mis instagramers favoritos. Y favoritas, que dirían los políticamente correctos y los gramaticalmente confusos. Y confusas. Aunque no les falte razón para afirmar que también en el lenguaje hay un machismo intrínseco, como en casi toda la historia y la vida asumidas. La verdad es que si me detengo un momento a pensarlo, hay más favoritas que favoritos. Y no creo que sea cuestión de género como ya comenté una vez por aquí a cuenta demi lado femenino. Qué narices importará todo eso cuando se habla de sensibilidad artística. Nada. Sólo que una de esas favoritas es, sin duda, Isabel López, @venkatesulu para los que frecuentamos la red social de la fotografía móvil. Hace tiempo ya que me atrapó su manera de encuadrar y aislar escenas de la vida con un smartphone, casi siempre en blanco y negro, como buscando un contraste esencial y común a cualquier sentimiento. Instagram le ha dado merecido reconocimiento a su trabajo en varias…