Ir al contenido principal

Tricromía de un final: 3.Habitación (negro)


La habitación negra (Mario de Antonio Frank)
Te lo he dicho y me has mirado sonriente, con la alegría contenida de quien consigue ganar la batalla, no por las armas ni por la fuerza de las manos, sino por el convencimiento y los argumentos. Has sonreído victorioso sin pensar en mi promesa. O tal vez pensando que la has borrado de mi voluntad, ese sería tu triunfo y también tu conquista. El espíritu satisfecho del guerrero ancestral que lleváis los hombres. Tanta lucha plasmada en esta cama revuelta con el sexo -aún tan reciente- impregnando la habitación oscura de tu lujoso apartamento. Tanta lucha hecha sudor esparcido y feliz. Y tú has decidido borrarte su huella con una ducha. Te lo he dicho: soy feliz. Y tú has sonreído como sonreíste el primer día, tras un café humeante que te desdibujaba un rostro abatido. Me sonreíste en tu tristeza y yo te besé en mi desesperación. No te mentí entonces, te besó mi acabamiento irremediable. No me mentiste, me besaron tus ganas de acabarte. Y me amaron como nunca, o como siempre desde aquel momento. Pero hoy lo he sentido: soy feliz. No por el sexo o sí por el sexo pero como culminación de una plenitud interior que he notado desbordante en mi delgadez galopante, me ha parecido que trascendía este cuerpo que pronto será podredumbre. Y yo no quiero que este sentir se pudra conmigo. Prefiero dejarlo aquí, irme, borrarme, no ser -ya te lo dije aquella tarde-. Y tú me has mirado sonriente, colmado también de eso que podríamos llamar felicidad y que me has regalado en la entrega física y también en la etérea, la que desborda tu mente desde lo más recóndito e inalcanzable de tu ser -podría decir de tu espíritu-, un hilo, una sombra de aquel pingajo depresivo que descubrí aquella tarde tras el humo acalorado de un café. Tú también te has hecho a mí, en poco tiempo, el suficiente para no ser demasiado y hacerme costumbre en tu vida. Pocas veces he tenido la certeza de algo y hoy lo sé: soy feliz y feliz me voy, te lo dije aquella tarde aunque tal vez no te acuerdes o creas que no voy a ser capaz. No me han faltado ganas de asaltar tu cuerpo empapado en la ducha y seguir un poco más y seguirte en esa escapada que has envuelto de misterio aunque yo sepa bien dónde has ido... Ese vestido rojo que vimos anoche en esa tienda cara del centro, a la vuelta de tomar y reir un rato y jugar a encajar mi escueta silueta en las ajustadas formas de la prenda inmóvil tras el escaparate. Pronto seré como ese maniquí, blanco, inerte, y me podrás cubrir con esa prenda aunque yo ya no la vea -el corte iniciado, suave en el anverso de la muñeca-. La sangre se me irá y también la vida y también la muerte que ya me ansiaba. Me has mirado sonriente y eso me basta como bastan las letras que ponen final a las películas y ya nadie se pregunta nada más, porque ya no importa, ya no está en la historia. Y yo y mi historia nos acabamos aquí, felices en la negrura total que será tu habitación en breve. Punto final.




David%20S%C3%A1nchez

Entradas populares de este blog

Cuento binario

El lado femenino

Una vez, cuando era joven de verdad, quiero decir cuando aún conservaba restos de acné y la pelusa, jalonándome el rostro, todavía no se había endurecido demasiado,  una chica de parecida juventud me dijo que yo tenía un lado femenino muy desarrollado. En ese momento vital de hormonas desbocadas aquello me sonó a la voluntad de establecer alguna conexión o desconexión que, en cualquier caso, se alejaba de mi voluntad inmediata -no escondida, por otra parte-. Tal vez había alguna intención más a largo plazo o tal vez era, simple y llanamente, lo que se vendría a llamar un dar calabazas en toda regla.
Nunca hasta entonces había pensado que pudiéramos tener lados de sexos diferentes, así que me decidí a profundizar en la literatura existente sobre el tema para acabar descubriendo que aquello tenía que ver con energías vitales, filosofía oriental, polaridades, emociones y sensibilidades. Con el tiempo, y desde ese punto de vista, fui dando la razón a aquella chica aunque fueran calabazas …

Retratando a(l)ma

Puedo estar, sin pretenderlo, consolidando una sección sobre mis instagramers favoritos. Y favoritas, que dirían los políticamente correctos y los gramaticalmente confusos. Y confusas. Aunque no les falte razón para afirmar que también en el lenguaje hay un machismo intrínseco, como en casi toda la historia y la vida asumidas. La verdad es que si me detengo un momento a pensarlo, hay más favoritas que favoritos. Y no creo que sea cuestión de género como ya comenté una vez por aquí a cuenta demi lado femenino. Qué narices importará todo eso cuando se habla de sensibilidad artística. Nada. Sólo que una de esas favoritas es, sin duda, Isabel López, @venkatesulu para los que frecuentamos la red social de la fotografía móvil. Hace tiempo ya que me atrapó su manera de encuadrar y aislar escenas de la vida con un smartphone, casi siempre en blanco y negro, como buscando un contraste esencial y común a cualquier sentimiento. Instagram le ha dado merecido reconocimiento a su trabajo en varias…