Ir al contenido principal

El miedo anticipado

Más nos valdría ser gacela en la sabana africana. Más nos valdría haber conservado nuestro instinto primigenio que discernía entre el peligro verdadero y los ruidos de la naturaleza. Lo hemos perdido. Y con él nuestra libertad. Nos hemos convertido en esclavos de la incertidumbre, del perecedero material del mundo, del ruido (des)informativo, sometidos al miedo de perder. Perder lo que se nos antoja nuestro cuando nunca lo ha sido en realidad, prestado si acaso. No es un proceso aleatorio o improvisado. Es un sutil desaprendizaje forjado desde la infancia, en las escuelas donde el concepto de educar adopta su más cruda etimología latina (ducere: guiar, llevar) para convertir las aulas en las primeras balas de un pensamiento dirigido. Quien cuestiona las normas o no se adapta se convierte rápidamente en fracasado, estigmatizado, paria para los restos. Y no hablo sólo de alumnos. Alternativos en un mundo que no admite alternativas, estridencias controladas en todo caso. Después vienen los medios de comunicación y su carnaza en forma de contenidos mayoritariamente infames y dirigidos. Imágenes, sonidos transformados en palabras y mas palabras; palabras contadas y vueltas a contar, replicadas, reverberadas, tamizadas, ecos, ruidos que no dan tregua e invaden nuestro sosiego y aplacan y acallan la pregunta incisiva. Por qué. Por qué no de otra manera. Quién lo dice. Qué pretende. Qué considero positivo. Qué negativo. Capacidad crítica perdida al tiempo en que también desaprendimos a escuchar.
Así no es extraño que nos encontremos en este punto vital en que el miedo gobierna nuestros actos y nos atenaza y nos aconseja una figurada prudencia que no es otra cosa que un inmovilismo pretendido y logrado por las clases dirigentes. Nadie sabe el precio de salvaguardar nuestra escueta fortuna material, pero qué más da, el eco redundante dice que el caos está cerca si no nos movemos en la dirección marcada. Ese es el camino. Otro nos condenaría a la miseria humana y económica. Esta miseria debe ser mucho peor a la que nos espera en la esclavitud al servicio de la casta impune... O tal vez no, para qué preguntárselo si en el intento podemos perder nuestro ilusorio bienestar en vítrea burbuja. Humo a merced del viento cuando empiece a soplar. Y entonces no sabremos si será ese el momento de guarecernos o de huir porque ya no tenemos el instinto de la gacela que pace y pasta hasta el momento en que sabe que es a ella a quien el león acecha. Hará lo que tenga que hacer. Huirá o sabrá que será devorada, pero no anticipará su miedo. Sabe que eso no evitará su dolor llegado el caso. Es una pena que nosotros lo hayamos olvidado.

Entradas populares de este blog

Cuento binario

El robot que quería ser poeta

Está claro que la era del algoritmo no ha hecho más que empezar. Que estamos ante los primeros resultados, ante los primeros yacimientos de eso que llaman ya el petróleo de los nuevos tiempos que empiezan a ser presente. Oro líquido que todavía está en estado de magma alimentado por cada una de nuestras pulsaciones en el teclado, por nuestros recorridos dactilares en una pantalla, por nuestras búsquedas, por nuestro tiempo de lectura, por nuestro respirar... Datos y más datos que una legión de robots eficazmente entrenados para separar, incansables, el grano de la paja se lanzan a la lectura de las combinaciones alfanuméricas que componen esos datos, esos textos... Algunos de esos robots se han entregado tanto a la lectura que han tomado gusto propio y se han decantado por la poesía, tanto que alguno se ha empeñado en convertirse en poeta. Le pasó al programa informático con el que trabaja desde hace 17 años el investigador de la Universidad Complutense de Madrid, Pablo Ge…

Nadie sabe nada

Será que últimamente leo mucho a Leonard Cohen, al que entró en la madurez cuando yo era muy joven. Al que iba envejeciendo acumulando amor, sexo y fanfarronerías por un igual, al que ya llevaba a Lorca aposentado en las venas y se propuso que le sobreviviera llamando así a su hija. Será por eso que me volví a topar con Everybody Knows, la primera canción que conscientemente escuché de él. La primera que supe lo que decía, puesto que, por aquel entonces, el segundo idioma que se estudiaba mayoritariamente en España era el francés... Y Cohen se empeñaba en cantar en aquella jodida lengua que hacía parecer cualquier letra algo brillante y genial, la lengua que iba a acabar dominando el mundo engulléndonos a los paletos enamorados de las derivas latinas del lenguaje. Pero Cohen, traspasado a la lengua de Lorca no pierdía brillo, o simplemente brillaba de la única manera en que lo podía entender. Y allí volvieron a aparecer todos aquellos versos en que todo el mundo sabía lo que pasaba e…