Dos apuntes

Un par de apuntes para este viernes cansado de trabajo y sobredosis de información. Apuntes tristes. El primero por la muerte de Tomas Tranströmer, poeta grande y sencillo. "Pronto, todo será sombra", decía en uno de sus poemas. Él ya lo es. Y también árbol, pero de buen cobijo, el que dejan sus versos.
El segundo, de hartazgo de mercaderes amparados en la magnitud de una tragedia colectiva. Esta semana se han doctorado miles de nuevos expertos en análisis psicológicos de un desconocido. Siempre es un loco el que aprieta un botón. O un gatillo. Nadie lo pudo predecir. Nadie se dio cuenta. ¿Nadie? Esa tragedia es aún mayor. Una sociedad de globales desconocidos. De virtuales y ajenos conocidos que nos acaban importando un carajo. Pero seguimos respirando. Esta vez no nos ha tocado.

Entradas populares