Ir al contenido principal

Los días intactos

Unos dirán que se repite como los ajos. Otros, que su momento pasó. No creo que le importe demasiado. Vislumbro en él a un tipo íntegro y fiel a su idea de hacer música y de la vida. Lo lleva haciendo desde hace muchos años cuando irrumpiera en el mundillo de la música acompañado de Los Rápidos que más tarde fueron Los Burros para desembocar en El último de la  fila hasta que emprendiera su camino musical en solitario allá por el año dos mil. Manolo García publica este mes Los días intactos, su quinto trabajo del que ha adelantado una canción, Un giro teatral, en dos versiones: eléctrica y acústica.
Descubrí su música allá por el año ochenta y siete, escapándome de alguna clase insulsa en el instituto y poniendo a hurtadillas el vinilo de Nueva mezcla sobre el plato del tocadiscos que había en casa de un amigo. Aquella música me tocó. Era descubrir un lenguaje nuevo, una manera de expresar diferente a lo que había oído. Tal vez fue el momento justo en que necesitaba oirla, ese en que las hormonas y los sentimientos andan desbocados y los sueños se pueden tocar con las puntas de los dedos. Su música se instaló en mí y me ha ido acompañando en este trayecto vital en el que estoy embarcado. Unas veces más cerca, más lejos otras, pero siempre ahí. En las fiestas remojadas de cerveza de unos tiempos adolescentes cada día más lejanos, en las noches del desvelo con el corazón volcado, en la necesaria soledad del desamor. En el yo jovencito de acné floreciente y en el yo más cabal y compartido de los años de madurez que habito. Uno es en función de sus encuentros y desencuentros que van conformando una personalidad más o menos definida, que no definitiva, en lo que admitimos y en lo que desechamos, en lo que vemos y en cómo nos ven, en lo que nos gusta y lo que nos disgusta. En este sentido puedo decir que su música también me ha hecho crecer como persona y eso es de agradecer. Le doy el valor de acercar el lenguaje poético a muchas personas que nunca han tenido ni probablemente tendrán nunca un libro de poesía entre las manos, a la manera de un juglar del siglo XX (ventiuno ya) que fuera transmitiendo los romances de boca en boca. Le doy el valor de enriquecer el lenguaje, tan empobrecido y adormecido como está en nuestros días. Hacer canciones con palabras como orzar, zarzillo, sillares, anaquel o sirga que resurgen olvidadas en los diccionarios y cobran musicalidad y sentido. Pero sobre todo le doy el valor de la honestidad, de hacer música alejada de convencionalismos, guste más o menos. El mundo onírico que destilan la mayoría de sus canciones es creación suya y patrimonio de muchos. He escuchado la canción y me han asaltado los días y las noches, intactos en mi memoria y en mi deambular presente. Tenía que escribir algo así. Se lo debía.





Entradas populares de este blog

Retratando a(l)ma

Puedo estar, sin pretenderlo, consolidando una sección sobre mis instagramers favoritos. Y favoritas, que dirían los políticamente correctos y los gramaticalmente confusos. Y confusas. Aunque no les falte razón para afirmar que también en el lenguaje hay un machismo intrínseco, como en casi toda la historia y la vida asumidas. La verdad es que si me detengo un momento a pensarlo, hay más favoritas que favoritos. Y no creo que sea cuestión de género como ya comenté una vez por aquí a cuenta demi lado femenino. Qué narices importará todo eso cuando se habla de sensibilidad artística. Nada. Sólo que una de esas favoritas es, sin duda, Isabel López, @venkatesulu para los que frecuentamos la red social de la fotografía móvil. Hace tiempo ya que me atrapó su manera de encuadrar y aislar escenas de la vida con un smartphone, casi siempre en blanco y negro, como buscando un contraste esencial y común a cualquier sentimiento. Instagram le ha dado merecido reconocimiento a su trabajo en varias…

Hotel Filipinas

Se veía venir. La realidad se ha acabado adaptando a los resultados de las búsquedas de Google y lo que no sale o se va más allá de su página dos parece perder su condición existencial. Aun así insistí con el sitema tradicional, el 1.0, el preguntar directamente y ver la reacción en la persona interpelada: -¿Hotel Filipinas, por favor?- Silencio y miradas de extrañeza.

Di por buena entonces la confirmación de que ese hotel no existía como tal en Barcelona y que el nombre del lugar que me había propuesto debía de haber salido de algún cruce espontaneo de las innumerables informaciones anecdóticas que ella sabía referentes a la literatura. Aún así no fue difícil encontrarnos en aquella calle con salida a Las Ramblas.

Habíamos vestido el encuentro casi como una cita a ciegas. No hizo falta ni el clavel en la solapa ni el sombrero que yo le había prometido llevar. Ella tampoco traía el abrigo que me había descrito. Nos reconocimos al instante veinte años después. Supongo que a veces la v…

Fotogramas sobre el amor y la soledad (Making off de un poema)

El título no és mío. La imagen, mucho menos. Pertenencen ambos al universo creativo de Pilar Pareja de Castro,  fotógrafa (y mucho más, por supuesto). Sin embargo, me han servido los dos para retomar este blog, este espacio de expresión dede una perspectiva diferente a la que he venido utilizando en las últimas publicaciones. Tenía ganas de hacerlo y, profundizar en la forma en que fui componiendo el poema que acompaña y se inspira en la serie a la que pertenece esta sugerente imagen, me pareció una forma más que aceptable de hacerlo. Si no por el interés del texto en si, por lo menos, volver a pensar el proceso creativo y disfrutar las imágenes de nuevo sí que merecía la pena.

Conocí el trabajo de Pilar a través de Instagram (allí ella es @viansullivan) atraído por una particular forma de ver escenas y elementos cotidianos a través de su filtro más que genuino, un delicioso hormigueo en los sentidos. Una fórmula rara que combina espontáneas y aleatorias dosis de sensibilidad, irrea…