Ir al contenido principal

De la impunidad

¿En qué momento sucede? En qué momento el ser humano traspasa la línea en que se siente por encima del bien y del mal y, entregado al convencimiento del ser superior, hace de la impunidad sabida su escudo y su forma de vida. No es una cuestión trivial. No me interesa tanto el resultado, lo expoliado, la sangre derramada -siempre indirectamente- aunque sea contundente y grave sino la línea a cruzar para que todo ello sea justificable a ojos -gran ceguera- de alguna conciencia, ni que sólo sea la del impune.
Me preocupa el resorte de calma que ampara a estos seres, la suficiencia insultante en el rostro al salir del juzgado de turno (si es que en alguna ocasión llegan a ser juzgados) tras una nueva proclamación de inocencia vergonzante y vergonzosa para aquel que guarde mínima honestidad. O la misma expresión impasible al justificar lo injustificable, la mentira, el crimen, el expolio, la destrucción con la culpa o la responsabilidad bien lejos, siempre asignada a otros cercanos o a casuales colaboradores... O a nadie. La legalidad legislada por otros tantos impunes les ampara.
Me gustaría pensar que en algún momento del día y a escondidas o tal vez en compañía reducida e íntima haya algo recorriendo sus entrañas que les impida sonreir de verdad -la risa de la felicidad-, conciliar el sueño, como una úlcera sangrante o un agudo y constante dolor de muelas. Me gustaría pensarlo, pero en el fondo atisbo que estos personajes se han hecho inmunes a ese dolor,  a ese desasosiego, a esa enfermedad depauperada que es el remordimiento. No puede ser de otra manera. La única explicación que se me ocurre o que puedo hacer explicable -que no compartible- a mi precario entendimiento.
Pero lo que más me preocupa es si esa inmunidad al dolor ajeno causado voluntariamente por uno mismo es innata o adquirida. Si el cabrón nace o se hace. Porque si nace sólo cabría confiar y encomendarnos a una cura (no sé si médica o espiritual) que remediara la disfunción natalicia y bastaría con tener identificados a estos individuos para que no ejercieran cargo de poder alguno. A fin de cuentas, nos preocupamos por detectar enfermedades en el diagnóstico prenatal que son mucho menos destructivas (lo son para el futuro ser o para su entorno más próximo, pero no para una colectividad local o global) que el resultado de los actos de estos seres impunes. Pero si la condición de cabrón no es esencial, sino consustancial al estado, cargo o notoriedad del ser la cosa es mucho más preocupante. Es decir, si cualquier persona, por cargo, amistad o influencias puede acabar envolviéndose en un manto de impunidad querría decir que esa impunidad es inherente al sistema (político, económico) y a la persona y la única forma de erradicarla sería cambiando el sistema contra la voluntad, lógicamente, de los impunes, reventarlo, erradicarlo. No se trata de matar a nadie, es más bien una actitud de resistencia y negación y de voluntad de transformación de nuestras bases, es educacional para adquirir la capacidad crítica y el discernimiento necesarios para establecer un sistema sin podredumbre enquistada, es espiritual para conseguir pensar más allá de nosotros mismos. El sistema, a fin de cuentas, es nuestra creación y nuestra obra, aunque a veces cueste reconocerla
Es desalentador ver cómo personajes que crean un producto financiero ruinoso llegan a ministros de economía, cómo un presidente de gobierno miente el primer día que ejerce como tal, cómo altos, medios y pequeños cargos dilapidan el erario público para su único y exclusivo beneficio o en infraestructuras de utilidad discutible o totalmente inútiles. Y no pasa nada. Siguen con su vida sin expiar su falta. El fraude, la mentira, el robo quedan impunes aunque ello comporte el hambre, la desgracia y hasta la muerte a alguien que les debe ser desconocido, insignificante, una cifra o porcentaje para la estadística. Dieron el paso o se vacunaron contra el remordimiento y los dolores de conciencia. Y les asiste la sonrisa y la calma en los palcos, en los actos sociales de etiqueta, necesarios e indispensables a sus ojos inmunes e impunes.
Mientras tanto la anestesia global se desparrama por los programas de telecinco, los enésimos clásicos futboleros y el deseo de conseguir esa vacuna o ese estado que cambia el gris por el rosa de la vida sin esfuerzo y hace más liviana la conciencia.




Entradas populares de este blog

Cuento binario

El robot que quería ser poeta

Está claro que la era del algoritmo no ha hecho más que empezar. Que estamos ante los primeros resultados, ante los primeros yacimientos de eso que llaman ya el petróleo de los nuevos tiempos que empiezan a ser presente. Oro líquido que todavía está en estado de magma alimentado por cada una de nuestras pulsaciones en el teclado, por nuestros recorridos dactilares en una pantalla, por nuestras búsquedas, por nuestro tiempo de lectura, por nuestro respirar... Datos y más datos que una legión de robots eficazmente entrenados para separar, incansables, el grano de la paja se lanzan a la lectura de las combinaciones alfanuméricas que componen esos datos, esos textos... Algunos de esos robots se han entregado tanto a la lectura que han tomado gusto propio y se han decantado por la poesía, tanto que alguno se ha empeñado en convertirse en poeta. Le pasó al programa informático con el que trabaja desde hace 17 años el investigador de la Universidad Complutense de Madrid, Pablo Ge…

Nadie sabe nada

Será que últimamente leo mucho a Leonard Cohen, al que entró en la madurez cuando yo era muy joven. Al que iba envejeciendo acumulando amor, sexo y fanfarronerías por un igual, al que ya llevaba a Lorca aposentado en las venas y se propuso que le sobreviviera llamando así a su hija. Será por eso que me volví a topar con Everybody Knows, la primera canción que conscientemente escuché de él. La primera que supe lo que decía, puesto que, por aquel entonces, el segundo idioma que se estudiaba mayoritariamente en España era el francés... Y Cohen se empeñaba en cantar en aquella jodida lengua que hacía parecer cualquier letra algo brillante y genial, la lengua que iba a acabar dominando el mundo engulléndonos a los paletos enamorados de las derivas latinas del lenguaje. Pero Cohen, traspasado a la lengua de Lorca no pierdía brillo, o simplemente brillaba de la única manera en que lo podía entender. Y allí volvieron a aparecer todos aquellos versos en que todo el mundo sabía lo que pasaba e…