Ir al contenido principal

De la impunidad

¿En qué momento sucede? En qué momento el ser humano traspasa la línea en que se siente por encima del bien y del mal y, entregado al convencimiento del ser superior, hace de la impunidad sabida su escudo y su forma de vida. No es una cuestión trivial. No me interesa tanto el resultado, lo expoliado, la sangre derramada -siempre indirectamente- aunque sea contundente y grave sino la línea a cruzar para que todo ello sea justificable a ojos -gran ceguera- de alguna conciencia, ni que sólo sea la del impune.
Me preocupa el resorte de calma que ampara a estos seres, la suficiencia insultante en el rostro al salir del juzgado de turno (si es que en alguna ocasión llegan a ser juzgados) tras una nueva proclamación de inocencia vergonzante y vergonzosa para aquel que guarde mínima honestidad. O la misma expresión impasible al justificar lo injustificable, la mentira, el crimen, el expolio, la destrucción con la culpa o la responsabilidad bien lejos, siempre asignada a otros cercanos o a casuales colaboradores... O a nadie. La legalidad legislada por otros tantos impunes les ampara.
Me gustaría pensar que en algún momento del día y a escondidas o tal vez en compañía reducida e íntima haya algo recorriendo sus entrañas que les impida sonreir de verdad -la risa de la felicidad-, conciliar el sueño, como una úlcera sangrante o un agudo y constante dolor de muelas. Me gustaría pensarlo, pero en el fondo atisbo que estos personajes se han hecho inmunes a ese dolor,  a ese desasosiego, a esa enfermedad depauperada que es el remordimiento. No puede ser de otra manera. La única explicación que se me ocurre o que puedo hacer explicable -que no compartible- a mi precario entendimiento.
Pero lo que más me preocupa es si esa inmunidad al dolor ajeno causado voluntariamente por uno mismo es innata o adquirida. Si el cabrón nace o se hace. Porque si nace sólo cabría confiar y encomendarnos a una cura (no sé si médica o espiritual) que remediara la disfunción natalicia y bastaría con tener identificados a estos individuos para que no ejercieran cargo de poder alguno. A fin de cuentas, nos preocupamos por detectar enfermedades en el diagnóstico prenatal que son mucho menos destructivas (lo son para el futuro ser o para su entorno más próximo, pero no para una colectividad local o global) que el resultado de los actos de estos seres impunes. Pero si la condición de cabrón no es esencial, sino consustancial al estado, cargo o notoriedad del ser la cosa es mucho más preocupante. Es decir, si cualquier persona, por cargo, amistad o influencias puede acabar envolviéndose en un manto de impunidad querría decir que esa impunidad es inherente al sistema (político, económico) y a la persona y la única forma de erradicarla sería cambiando el sistema contra la voluntad, lógicamente, de los impunes, reventarlo, erradicarlo. No se trata de matar a nadie, es más bien una actitud de resistencia y negación y de voluntad de transformación de nuestras bases, es educacional para adquirir la capacidad crítica y el discernimiento necesarios para establecer un sistema sin podredumbre enquistada, es espiritual para conseguir pensar más allá de nosotros mismos. El sistema, a fin de cuentas, es nuestra creación y nuestra obra, aunque a veces cueste reconocerla
Es desalentador ver cómo personajes que crean un producto financiero ruinoso llegan a ministros de economía, cómo un presidente de gobierno miente el primer día que ejerce como tal, cómo altos, medios y pequeños cargos dilapidan el erario público para su único y exclusivo beneficio o en infraestructuras de utilidad discutible o totalmente inútiles. Y no pasa nada. Siguen con su vida sin expiar su falta. El fraude, la mentira, el robo quedan impunes aunque ello comporte el hambre, la desgracia y hasta la muerte a alguien que les debe ser desconocido, insignificante, una cifra o porcentaje para la estadística. Dieron el paso o se vacunaron contra el remordimiento y los dolores de conciencia. Y les asiste la sonrisa y la calma en los palcos, en los actos sociales de etiqueta, necesarios e indispensables a sus ojos inmunes e impunes.
Mientras tanto la anestesia global se desparrama por los programas de telecinco, los enésimos clásicos futboleros y el deseo de conseguir esa vacuna o ese estado que cambia el gris por el rosa de la vida sin esfuerzo y hace más liviana la conciencia.




Entradas populares de este blog

Cuento binario

El lado femenino

Una vez, cuando era joven de verdad, quiero decir cuando aún conservaba restos de acné y la pelusa, jalonándome el rostro, todavía no se había endurecido demasiado,  una chica de parecida juventud me dijo que yo tenía un lado femenino muy desarrollado. En ese momento vital de hormonas desbocadas aquello me sonó a la voluntad de establecer alguna conexión o desconexión que, en cualquier caso, se alejaba de mi voluntad inmediata -no escondida, por otra parte-. Tal vez había alguna intención más a largo plazo o tal vez era, simple y llanamente, lo que se vendría a llamar un dar calabazas en toda regla.
Nunca hasta entonces había pensado que pudiéramos tener lados de sexos diferentes, así que me decidí a profundizar en la literatura existente sobre el tema para acabar descubriendo que aquello tenía que ver con energías vitales, filosofía oriental, polaridades, emociones y sensibilidades. Con el tiempo, y desde ese punto de vista, fui dando la razón a aquella chica aunque fueran calabazas …

Retratando a(l)ma

Puedo estar, sin pretenderlo, consolidando una sección sobre mis instagramers favoritos. Y favoritas, que dirían los políticamente correctos y los gramaticalmente confusos. Y confusas. Aunque no les falte razón para afirmar que también en el lenguaje hay un machismo intrínseco, como en casi toda la historia y la vida asumidas. La verdad es que si me detengo un momento a pensarlo, hay más favoritas que favoritos. Y no creo que sea cuestión de género como ya comenté una vez por aquí a cuenta demi lado femenino. Qué narices importará todo eso cuando se habla de sensibilidad artística. Nada. Sólo que una de esas favoritas es, sin duda, Isabel López, @venkatesulu para los que frecuentamos la red social de la fotografía móvil. Hace tiempo ya que me atrapó su manera de encuadrar y aislar escenas de la vida con un smartphone, casi siempre en blanco y negro, como buscando un contraste esencial y común a cualquier sentimiento. Instagram le ha dado merecido reconocimiento a su trabajo en varias…