Ir al contenido principal

La joven Rosenvinge

Ando estos días escuchando uno de aquellos trabajos musicales que te van atrapando, lleno de matices que se van descubriendo poco a poco, como manjar que se tuviera que saborear despacio y apenas después de haberlo acabado ya se tuviera el espacio físico y las ganas de volver a repetir.
Nunca estuvo la carrera de Christina Rosenvinge marcada por el éxito comercial arrollador. Hablo sin datos contrastados en la mano, pero creo que no me equivocaría si digo que nunca fue número uno de ninguna lista al uso. Ni le hace falta, ni le hizo. Es un ejemplo de subsistencia ideal, de tenacidad, de constante búsqueda de caminos alejados de las grandes avenidas. Es fácil que los que jugamos a uno y otro lado de la frontera de los cuarenta recordemos a una veinteañera cantando ¡Chas! Y aparezco a tu lado, allá a finales de los ochenta junto a Álex de la Nuez, en una versión juguetona e inocente de las derivas que ha ido tomando su música. La joven Dolores es su último trabajo de estudio, y aunque ya tiene un año, es en el que me entretengo ahora a fisgonear en sus letras y en su música. O mejor, es el disco el que entra y fisgonea en mí. Siempre me gustó la música de Christina, ya con Los Subterráneos, ya en solitario, ya en su desaparición americana, ya en su regreso madurado... Una feminista convencida y convincente de letras directas que dejan espacio a la duda y abren puertas a historias sugerentes de amores y desamores violentos, de pasiones enfermizas, de reflexión vital. Con el tiempo ha ido bajando el tono de su voz, creo que buscando un intimismo subyugador que va abrazando dulcemente, socavando las defensas, la coraza, y al descuido, ya el alma desnuda, araña, desgarra,  inyecta e inocula un virus despiadado que inunda el pensamiento de reflexiones sobre los entresijos de las relaciones humanas. La joven Dolores era el nombre de un barco pesquero de los años 40 que, reconvertido en barco de pasaje, conectaba hace varias décadas Ibiza y Formentera. El disco se mueve lentamente, como lo haría el bajel entre las aguas tranquilas del Mediterráneo a la búsqueda calma de alguna playa de arenas blancas en las que encontrarse con uno mismo. Pero lo hace no en camarote confortable y lujoso, sino en cubierta, con el tacto de la madera cuarteada sobre los pies y el salitre sobre la cara, sintiendo el escozor del paso de la vida. El resto es para descubrir. Un caso sin resolver.



Entradas populares de este blog

Cuento binario

El robot que quería ser poeta

Está claro que la era del algoritmo no ha hecho más que empezar. Que estamos ante los primeros resultados, ante los primeros yacimientos de eso que llaman ya el petróleo de los nuevos tiempos que empiezan a ser presente. Oro líquido que todavía está en estado de magma alimentado por cada una de nuestras pulsaciones en el teclado, por nuestros recorridos dactilares en una pantalla, por nuestras búsquedas, por nuestro tiempo de lectura, por nuestro respirar... Datos y más datos que una legión de robots eficazmente entrenados para separar, incansables, el grano de la paja se lanzan a la lectura de las combinaciones alfanuméricas que componen esos datos, esos textos... Algunos de esos robots se han entregado tanto a la lectura que han tomado gusto propio y se han decantado por la poesía, tanto que alguno se ha empeñado en convertirse en poeta. Le pasó al programa informático con el que trabaja desde hace 17 años el investigador de la Universidad Complutense de Madrid, Pablo Ge…

Nadie sabe nada

Será que últimamente leo mucho a Leonard Cohen, al que entró en la madurez cuando yo era muy joven. Al que iba envejeciendo acumulando amor, sexo y fanfarronerías por un igual, al que ya llevaba a Lorca aposentado en las venas y se propuso que le sobreviviera llamando así a su hija. Será por eso que me volví a topar con Everybody Knows, la primera canción que conscientemente escuché de él. La primera que supe lo que decía, puesto que, por aquel entonces, el segundo idioma que se estudiaba mayoritariamente en España era el francés... Y Cohen se empeñaba en cantar en aquella jodida lengua que hacía parecer cualquier letra algo brillante y genial, la lengua que iba a acabar dominando el mundo engulléndonos a los paletos enamorados de las derivas latinas del lenguaje. Pero Cohen, traspasado a la lengua de Lorca no pierdía brillo, o simplemente brillaba de la única manera en que lo podía entender. Y allí volvieron a aparecer todos aquellos versos en que todo el mundo sabía lo que pasaba e…