Ir al contenido principal

Día mundial de la poesía

Nunca he sido simpatizante de causas impostadas, de días señalados en los calendarios con vanos y oscuros fines, humo como figurante de las apariencias de un mundo imaginado desde organismos oficiales que nada tienen que ver con la vida a pie descalzo. En el calendario se apuntan citas y recordatorios diversos por el miedo a olvidar la visita con el médico, la entrevista con la profesora del hijo, el reparto del butano... Pero dudo que nadie tenga anotación alguna en los almanaques de pared, en los que se usan de verdad, sobre el día mundial de la poesía ni sobre otras gaitas al uso.
Pero sí. Hay alguien que se ha molestado en establecer un día mundial de la poesía. Veintiuno de marzo le han puesto por fecha, artificiosamente acordada en una reunión de la Unesco en 1999. Las excusas son diversas, pero hay una que llama mi atención sobre las demás, "...crear una imagen atractiva de la poesía en los medios de comunicación para que el arte de la poesía ya no se considere una forma anticuada de arte, sino uno.". No sé qué tipo de estudio sociológico se hizo en su momento para llegar a semejante conclusión. Como si en algún momento la poesía hubiera dejado de evolucionar. Como si se hubiera quedado en la época de Garcilaso de la Vega. Por esa regla de tres se podría decir que también la pintura y la escultura se han quedado anticuadas (prometo buscar si también existe algún día internacional de estas artes). Nunca fue la poesía arte mayoritario ni pródigo en ventas. Seguramente se contarían más productores que lectores, pero los hay dentro de la general escasez lectora si exceptuamos los chats, "what's app" y sms y absurdos correos electrónicos con la tontería por tema. Los hay y siempre los habrá. Es un arte vivo, minoritario, con su buen coro de plañideras que anticipan una pérdida que nunca llegará mientras exista la sensibilidad poética que, apostada frente al blanco de la posibilidad creativa, abstrae el sentimiento a la palabra y vibra al recrearla como autor o como lector. Seguramente la mejor poesía de nuestros días anda lejos de los círculos editores clásicos y se desliza y pasa casi inadvertida entre múltiples formatos electrónicos. Es su prueba de adaptación al medio y su garantía de futuro con día internacional o sin él. Otra cosa es que alguien pretenda vivir de ella... Hambre le auguro.

Entradas populares de este blog

Cuento binario

El robot que quería ser poeta

Está claro que la era del algoritmo no ha hecho más que empezar. Que estamos ante los primeros resultados, ante los primeros yacimientos de eso que llaman ya el petróleo de los nuevos tiempos que empiezan a ser presente. Oro líquido que todavía está en estado de magma alimentado por cada una de nuestras pulsaciones en el teclado, por nuestros recorridos dactilares en una pantalla, por nuestras búsquedas, por nuestro tiempo de lectura, por nuestro respirar... Datos y más datos que una legión de robots eficazmente entrenados para separar, incansables, el grano de la paja se lanzan a la lectura de las combinaciones alfanuméricas que componen esos datos, esos textos... Algunos de esos robots se han entregado tanto a la lectura que han tomado gusto propio y se han decantado por la poesía, tanto que alguno se ha empeñado en convertirse en poeta. Le pasó al programa informático con el que trabaja desde hace 17 años el investigador de la Universidad Complutense de Madrid, Pablo Ge…

Nadie sabe nada

Será que últimamente leo mucho a Leonard Cohen, al que entró en la madurez cuando yo era muy joven. Al que iba envejeciendo acumulando amor, sexo y fanfarronerías por un igual, al que ya llevaba a Lorca aposentado en las venas y se propuso que le sobreviviera llamando así a su hija. Será por eso que me volví a topar con Everybody Knows, la primera canción que conscientemente escuché de él. La primera que supe lo que decía, puesto que, por aquel entonces, el segundo idioma que se estudiaba mayoritariamente en España era el francés... Y Cohen se empeñaba en cantar en aquella jodida lengua que hacía parecer cualquier letra algo brillante y genial, la lengua que iba a acabar dominando el mundo engulléndonos a los paletos enamorados de las derivas latinas del lenguaje. Pero Cohen, traspasado a la lengua de Lorca no pierdía brillo, o simplemente brillaba de la única manera en que lo podía entender. Y allí volvieron a aparecer todos aquellos versos en que todo el mundo sabía lo que pasaba e…