Ir al contenido principal

La excepción

Existe en casi todos los ámbitos, en todas las materias, incluso en las más científicas y exactas. La indeterminación en matemáticas no es más que eso: la excepción. Como existe en las reglas ortográficas y en la rutina prolongada de nuestra vida. El desorden en lo previsible, en lo esperado, la posibilidad de escapar a un destino dibujado por unas reglas asumidas como verdaderas e intocables. Se presenta rebelde y contestataria, como una revolución siempre necesaria, hoy más que nunca. Para mi deleite y admiración he visto cómo se puede dar hasta en la desesperanzante impunidad a la que me refería hace unos días en otro texto publicado en esta ventana de disertaciones inconexas -o escasamente conectadas- que es este blog.
Geir Haarde, quien fuera primer ministro islandés cuando en 2008 este país quebró ante la voracidad y especulación financiera de sus tres bancos, se sienta estos días en el banquillo de los acusados por negligencia, por incompetencia, por no regulación, por su responsabilidad en dejar al pueblo que le había elegido en la miseria. No se le juzga por un delito activo. Sus manos no están manchadas de sangre, ni de dinero sucio y corrupto a cambio de favores, están manchadas de ineptitud, de clara ineficiencia e incapacidad para desempeñar el cargo para el que fue elegido. Cómo estarían los juzgados del estado español si se aplicara el mismo criterio. Qué vacías estarían las listas de unos partidos políticos, cunas de impunes, si en algún momento hubiera de derimirse responsabilidad alguna por las mentiras dichas o calladas, por las promesas incumplidas. No se juzga ni siquiera un error. Se juzga el no haber hecho nada o algo manifiestamente insuficiente para evitar el desastre económico... Una excepción gloriosa. Curiosamente, mientras aquí estamos hipotecando el futuro de varias generaciones con recortes y condiciones laborales del siglo XIX, Islandia ya tiene su economía en crecimiento y un futuro digno como pueblo que le ha de preservar, a buen seguro, de la voracidad dictatorial de unos mercados de dueños desconocidos y de la mediocridad interesada e impune de una clase política que se sabe a salvo de todo.
Hoy se presenta así, como un resquicio en la desidia, una puerta a la esperanza a más de mil kilómetros de la tierra firme y sesuda del continente europeo -mucho mar mediante-, entre un suelo hirviente y desérticos pastizales, la excepción a las reglas hechas a medida de unos pocos, la rebelión de la gramática impune. Un faro hoy. Mi faro.

Entradas populares de este blog

Cuento binario

El lado femenino

Una vez, cuando era joven de verdad, quiero decir cuando aún conservaba restos de acné y la pelusa, jalonándome el rostro, todavía no se había endurecido demasiado,  una chica de parecida juventud me dijo que yo tenía un lado femenino muy desarrollado. En ese momento vital de hormonas desbocadas aquello me sonó a la voluntad de establecer alguna conexión o desconexión que, en cualquier caso, se alejaba de mi voluntad inmediata -no escondida, por otra parte-. Tal vez había alguna intención más a largo plazo o tal vez era, simple y llanamente, lo que se vendría a llamar un dar calabazas en toda regla.
Nunca hasta entonces había pensado que pudiéramos tener lados de sexos diferentes, así que me decidí a profundizar en la literatura existente sobre el tema para acabar descubriendo que aquello tenía que ver con energías vitales, filosofía oriental, polaridades, emociones y sensibilidades. Con el tiempo, y desde ese punto de vista, fui dando la razón a aquella chica aunque fueran calabazas …

Retratando a(l)ma

Puedo estar, sin pretenderlo, consolidando una sección sobre mis instagramers favoritos. Y favoritas, que dirían los políticamente correctos y los gramaticalmente confusos. Y confusas. Aunque no les falte razón para afirmar que también en el lenguaje hay un machismo intrínseco, como en casi toda la historia y la vida asumidas. La verdad es que si me detengo un momento a pensarlo, hay más favoritas que favoritos. Y no creo que sea cuestión de género como ya comenté una vez por aquí a cuenta demi lado femenino. Qué narices importará todo eso cuando se habla de sensibilidad artística. Nada. Sólo que una de esas favoritas es, sin duda, Isabel López, @venkatesulu para los que frecuentamos la red social de la fotografía móvil. Hace tiempo ya que me atrapó su manera de encuadrar y aislar escenas de la vida con un smartphone, casi siempre en blanco y negro, como buscando un contraste esencial y común a cualquier sentimiento. Instagram le ha dado merecido reconocimiento a su trabajo en varias…