Ir al contenido principal

Els calaixos d'Ivette

Miércoles de lluvia bendita en estrecha carretera, nexo asfaltado entre dos mundos. En realidad, esta carretera arbolada que discurre entre campos de labor y pequeños bosques pertenece ya al espacio poético de una vida que se va alejando a unos cuantos kilómetros por hora de las obligadas horas de oficina. El limpiaparabrisas despeja la vista a la que asoman, verde nuevo,  los campos sonrientes y agradecidos, empapados de vida húmeda regenerada.
El paisaje parece estremecerse aún más ante la poesía musicada -o la música poetizada- de Ivette Nadal. Poesia i cançó reza en su web y doy fe que consigue aunar los dos sustantivos con una brillantez subyugante. Por el interior de mi viejo vehículo parecen mecerse los versos que destilan sus canciones. Y me mecen. Y me llevan al tiempo y al espacio donde el alma se hace permeable y se alimenta de la belleza hecha palabra, hecha canción, hecha imagen sensible y nueva y proyectada al mundo de los posibles.
He descubierto su música hace bastante poco. O más bien ha sido hace poco que he relacionado su música y su nombre. Había escuchado, a vuelapluma y en escorzo auditivo, alguna de sus canciones en la desparecida IcatFm -una prueba, la de la desaparición de la emisora de radio de la frecuencia modulada, de que la programación alternativa tiene difícil cabida en el universo comercial de nuestros días-. Pero por un motivo u otro, vaya usted a saber, un interfecto adelantando sobre línea continua, un radar móvil, una interferencia o un desvarío del pensamiento, no había acabado de ligar canción y autora. El nombre lo había visto, hace ya un año, en los créditos del último trabajo de Manolo García, con el que combina voz en Creyente bajo torres de alta tensión. Pero hasta hace un par de meses no me dio por buscar donde hoy se buscan hasta los objetos perdidos, la ruina de los vendedores de enciclopedias y de los servicios de información telefónicos, internet y su google sabelotodo, fuente de información y desinformación al tiempo. Allí apareció su página web. Y su música. Y su poesía. Ya con su autoría y su pertenencia. Quedé sorprendido de su madurez musical a pesar de su juventud, un hálito sobresaliente ante la mediocridad cultural que gastan numerosos congéneres de su generación. No soy crítico musical -ni serlo quisiera-, mis habilidades musicales se limitan a cuatro acordes sobre una guitarra, pero llevo escuchando música (activamente, me refiero) de lo más variopinta desde que tengo uso de razón, la suficiente como parar creer saber distinguir un trabajo honesto y original, un esfuerzo ilusionante, algo que me llegue. Al final, se trata sólo de eso, de tocar la fibra que hace vibrar y la mía vibra con la música de Ivette. En su último trabajo, Mestres i amics, demuestra una capacidad extraordinaria para encontrar ritmos musicables en los versos de poetas catalanes contemporáneos, una selección brillante alternada con composiciones propias donde deja huella su sensibilidad. Y también su fuerza y su energía. Una canción de cuna o un ritmo rockero, qué más da, la voz de Ivette los saca de ese cajón desordenado de su ingenio (el seu calaix de dalt) y los cose y los viste de un intimismo sereno, les da la consistencia, el sentido y la coherencia de las cosas bien hechas. He leído críticas en que comparan su manera de hacer con las de Bonnie Raitt. Puede ser. Para eso están los entendidos. Los aficionados sólo estamos para dejarnos llevar, como hoy me lleva esta música, esta poesía, capaz de mezclarse en el sentir, como hoy se mezcla en este trayecto a casa en el que ya he tomado un desvío sin asfaltar, mi perla de rebeldía diaria, que hoy se entrega embarrado a mi rodar autopropulsado y se reblandece como mi alma, inestable, atenta al movimiento acompasado de lluvia, paisaje y canción, sonriente a las formas sorprendentes de la vida.



Entradas populares de este blog

Cuento binario

El lado femenino

Una vez, cuando era joven de verdad, quiero decir cuando aún conservaba restos de acné y la pelusa, jalonándome el rostro, todavía no se había endurecido demasiado,  una chica de parecida juventud me dijo que yo tenía un lado femenino muy desarrollado. En ese momento vital de hormonas desbocadas aquello me sonó a la voluntad de establecer alguna conexión o desconexión que, en cualquier caso, se alejaba de mi voluntad inmediata -no escondida, por otra parte-. Tal vez había alguna intención más a largo plazo o tal vez era, simple y llanamente, lo que se vendría a llamar un dar calabazas en toda regla.
Nunca hasta entonces había pensado que pudiéramos tener lados de sexos diferentes, así que me decidí a profundizar en la literatura existente sobre el tema para acabar descubriendo que aquello tenía que ver con energías vitales, filosofía oriental, polaridades, emociones y sensibilidades. Con el tiempo, y desde ese punto de vista, fui dando la razón a aquella chica aunque fueran calabazas …

Retratando a(l)ma

Puedo estar, sin pretenderlo, consolidando una sección sobre mis instagramers favoritos. Y favoritas, que dirían los políticamente correctos y los gramaticalmente confusos. Y confusas. Aunque no les falte razón para afirmar que también en el lenguaje hay un machismo intrínseco, como en casi toda la historia y la vida asumidas. La verdad es que si me detengo un momento a pensarlo, hay más favoritas que favoritos. Y no creo que sea cuestión de género como ya comenté una vez por aquí a cuenta demi lado femenino. Qué narices importará todo eso cuando se habla de sensibilidad artística. Nada. Sólo que una de esas favoritas es, sin duda, Isabel López, @venkatesulu para los que frecuentamos la red social de la fotografía móvil. Hace tiempo ya que me atrapó su manera de encuadrar y aislar escenas de la vida con un smartphone, casi siempre en blanco y negro, como buscando un contraste esencial y común a cualquier sentimiento. Instagram le ha dado merecido reconocimiento a su trabajo en varias…