Ir al contenido principal

Silencio

Allí encuentro las palabras cuando me faltan, cuando el pensamiento entra en barbecho emocional, en un secarral de ideas. El espacio donde labrar, donde abonar a la espera del fruto, no en actitud contemplativa sino en labor que más se pareciera a la del artesano rodeado de mimbres y alambres, componiendo cestillos de usos impredecibles. Allí me refugio cuando los días no son mas que un ruido agrio de palabras sin sentido. No tendemos a soportar los silencios porque en realidad no nos soportamos a nosotros mismos. Tendemos a taparnos tras frases banales que se han ido haciendo huecas con el tiempo, como gruesos ropajes o como una coraza que pusiera distancia y nos alejara de nuestro centro y pudiera transformarnos en otro pretendido. Hablar, hablar para distraer el tiempo, para llenar el espacio y no sentirnos solos, hablar y hablar diciendo muy poco o diciendo nada. Sólo así se puede entender que suenen fanfarrias vacuas a todas horas, las noticias repetidas, los medios idiotizantes con sus farándulas de famosillos del tres al cuarto, con sus tertulianos verborrágicos, sus réplicas en las calles... Palabras, frases dichas como pésames de los no allegados al difunto en los velatorios.
Por eso en el silencio suelo encontrarme con mis reflexiones y mis vaivenes emocionales a solas, como en esta mañana en que la luz se atisba tras una niebla espesa y durmiente en la que me encuentro examinando mi forma de hacer en este mundo posible, tratando de llevarlo al mundo idílico que anhelo y al que siempre puedo acudir al refugio de los días en que no consigo ser. Allí se mezclan los dos en una colisión perfecta y no dolorosa en la que todo puede suceder, como en un sueño. De allí, convertido en breve ermitaño apartado del mundo, saco el sosiego, pero también la pasión y el amor que necesito para construir mi mundo, para encajarme en los días por venir sintiéndome pleno, como en esta mañana de niebla abundante y pastosa en que se recorta la silueta de mi gato sentado sobre un muro, atento al pasar de la nada, quizá como yo, recogido en sí mismo. No quiero molestar. Silencio. Ya me callo.

Entradas populares de este blog

Retratando a(l)ma

Puedo estar, sin pretenderlo, consolidando una sección sobre mis instagramers favoritos. Y favoritas, que dirían los políticamente correctos y los gramaticalmente confusos. Y confusas. Aunque no les falte razón para afirmar que también en el lenguaje hay un machismo intrínseco, como en casi toda la historia y la vida asumidas. La verdad es que si me detengo un momento a pensarlo, hay más favoritas que favoritos. Y no creo que sea cuestión de género como ya comenté una vez por aquí a cuenta demi lado femenino. Qué narices importará todo eso cuando se habla de sensibilidad artística. Nada. Sólo que una de esas favoritas es, sin duda, Isabel López, @venkatesulu para los que frecuentamos la red social de la fotografía móvil. Hace tiempo ya que me atrapó su manera de encuadrar y aislar escenas de la vida con un smartphone, casi siempre en blanco y negro, como buscando un contraste esencial y común a cualquier sentimiento. Instagram le ha dado merecido reconocimiento a su trabajo en varias…

Hotel Filipinas

Se veía venir. La realidad se ha acabado adaptando a los resultados de las búsquedas de Google y lo que no sale o se va más allá de su página dos parece perder su condición existencial. Aun así insistí con el sitema tradicional, el 1.0, el preguntar directamente y ver la reacción en la persona interpelada: -¿Hotel Filipinas, por favor?- Silencio y miradas de extrañeza.

Di por buena entonces la confirmación de que ese hotel no existía como tal en Barcelona y que el nombre del lugar que me había propuesto debía de haber salido de algún cruce espontaneo de las innumerables informaciones anecdóticas que ella sabía referentes a la literatura. Aún así no fue difícil encontrarnos en aquella calle con salida a Las Ramblas.

Habíamos vestido el encuentro casi como una cita a ciegas. No hizo falta ni el clavel en la solapa ni el sombrero que yo le había prometido llevar. Ella tampoco traía el abrigo que me había descrito. Nos reconocimos al instante veinte años después. Supongo que a veces la v…

Nadie sabe nada

Será que últimamente leo mucho a Leonard Cohen, al que entró en la madurez cuando yo era muy joven. Al que iba envejeciendo acumulando amor, sexo y fanfarronerías por un igual, al que ya llevaba a Lorca aposentado en las venas y se propuso que le sobreviviera llamando así a su hija. Será por eso que me volví a topar con Everybody Knows, la primera canción que conscientemente escuché de él. La primera que supe lo que decía, puesto que, por aquel entonces, el segundo idioma que se estudiaba mayoritariamente en España era el francés... Y Cohen se empeñaba en cantar en aquella jodida lengua que hacía parecer cualquier letra algo brillante y genial, la lengua que iba a acabar dominando el mundo engulléndonos a los paletos enamorados de las derivas latinas del lenguaje. Pero Cohen, traspasado a la lengua de Lorca no pierdía brillo, o simplemente brillaba de la única manera en que lo podía entender. Y allí volvieron a aparecer todos aquellos versos en que todo el mundo sabía lo que pasaba e…